Cimentación: Qué es y como se hace

Cimentación: Qué es y como se hace

Cómo hemos hablado en otro artículo, la cimentación es el paso posterior que se realiza al movimiento de tierras. En este paso crearemos la estructura que soporta la construcción, la base que sirve de soporte al edificio. La cimentación es la base donde se apoya un edificio y son los que distribuyen las cargas del edificio al terreno.

Función de los cimientos

Una vez terminados los movimientos de tierra, realizamos la cimentación siguiendo el trabajo de replanteo que hemos hecho, calculando el peso de la estructura y considerando cargas que inciden en la construcción, o el tipo de terreno.

Cosas a tener en cuenta en la construcción de los cimientos

Para una construcción óptima de los cimientos debemos:

Conocer el terreno a fondo, que lo habremos hecho si el trabajo de movimiento de tierras ha sido correcto.
Ubicar la base de cimentación protegida de las heladas.
– Poner atención a las capas freáticas, que es la capa del terreno donde existen aguas subterráneas formadas por precipitaciones y que pueden dañar nuestros cimientos.

¿Para que sirven los cimientos?

Los cimientos tienen la función de soportar las cargas del edificio construido para transmitírselas al terreno donde se asienta.
La estructura proporciona diferentes esfuerzos hasta las bases. Estos esfuerzos se distribuyen de forma que no se creen tensiones superlativas a las que nuestros cimientos y nuestro edificio soportan.
Como los cimientos soportan grandes esfuerzos de compresión, tracción, fricción y adherencia al suelo, conviene que estén formados por una gran carga centrada.

Materiales de los cimientos

Cada terreno y cada proyecto requiere de diferentes características, por eso la cimentación también tiene que estar construida adecuada a las necesidades que surjan.

Mamposteria

Por lo general este tipo de cimientos han quedado un poco anticuados. Se ejecutan con piedras colocadas en seco o con hormigón. La piedra que se utiliza y que mejor se adapta a este tipo de cimentación, es la que no tiene grietas y agujeros, poniendo en contacto la superficie rugosa y así, mejoramos la adherencia.
Este tipo de cimientos tienen en el fondo un manto de arena de un espesor de 10 cm.

Ladrillo de Fábrica Cerámica

Como en la cimentación con mapostería, la utilización de ladrillo cerámico, podemos verla en edificaciones antiguas. Ya no se utiliza debido al alto coste de la mano de obra y porque el hormigón armado es una solución más práctica para la cimentación.

Hormigón Ciclópeo

Este sistema de cimentación también está en desuso prácticamente. Se utilizaba en construcciones con poca carga.
Este hormigón ciclópeo se realiza añadiendo piedras a medida que se hormigonando para economizar el material. Este sistema de cimentación puede utilizar piedra más pequeña que en los cimientos de mampostería.

Hay que seguir una serie de precauciones en este tipo de cimentación:
– Las piedras no deben estar en contacto con la pared de la zanja.
– Las piedras no deben quedar amontonadas.
– Alternar en capas el hormigón y las piedras.
– Cada piedra debe quedar envuelta por hormigón.

Hormigón en Masa

Estos cimientos actualmente se utilizan en construcciones que tienen que soportar poca carga y en terrenos resistentes y homogéneos.

Hormigón Armado

Es el sistema de cimentación más utilizado en la actualidad en las construcciones en general. Este hormigón armado, puede absorber todos los esfuerzos de compresión y tracción evitando probables asientos.

Problemas en la cimentación

Los problemas que pueden aparecer en los cimientos a consecuencia de una mala estructura, provocan daños que pueden concluir en colapsos, perdidas materiales o derrumbamientos del edificio, con lo que ello conlleva.
Para evitar estas patologías constructivas, hay que recordar la importancia que tiene un buen análisis del proyecto y el control permanente en la ejecución de las obras.

Mala cimentación, causas

Estos fallos se originan entre el terreno y la estructura de los cimientos, ya que la cimentación transmite las cargas al terreno y este se deforma bajo esta presión.
Es muy complicado que no se produzcan estos fenómenos, ya que, el terreno no está compuesto de forma homogénea, si no que es una formación heterogénea formada de diferentes componentes. La resistencia y deformabilidad del terreno pueden ser afectadas entre otras por casuas como:

– Modificaciones en el contenido de la humedad.
– Lavado de áridos.
– Disoluciones.
– Actividades de la construcción en área próxima.

Estas causas citadas anteriormente, comprenden o influyen al terreno, pero existen otras causas o factores que influyen a la cimentación. Son:

– Deterioro de los materiales de la cimentación.
– Mal comportamiento de los cimientos.
– Las cargas no están bien calculadas en el proyecto y la estructura de los cimientos no está bien construida.

Causas en la Cimentación Superficial

En este tipo de cimentaciones se pueden ocasionar fallos por causas como:
– Socavación y arrastre de finos.
– Cimentación apoyada sobre rellenos mal compactados o flojos.
– Existencia de arcillas expansivas o suelos colapsables.
– Existencia de zanjas mal compactadas.
– Hundimiento de oquedades o cavernas.
– Cimentaciones en las laderas, pueden producirse fenómenos de reptación o deslizamiento.
– Heterogeneidad en la cimentación que provoca muchos asientos diferenciales.

Cimentación Profunda

En este tipo de cimentaciones pueden ocurrir fallos por:

– Rozamiento negativo.
– Se pueden producir esfuerzos de flexión no calculados en el dimensionamiento.

Cimentación de muros y pantallas

En estos muros de contención o pantallas, puede ocurrir:

– Apuntalamiento mal hecho.
– Acción del agua por empuje como consecuencia de sobreelevaciones de las capas freáticas.
– Valoración incorrecta de las acciones.

Mala cimentación, mal edificio

Si la cimentación ha sido mala o fallida por cualquier causa, la estructura del edificio se verá afectada y es el momento donde podremos avistar el problema.
La estructura siempre tiene cierta deformabilidad que le permite absorber una serie de esfuerzos, pero una vez que alcanza el límite resistente se verá bastante afectada.
Hay que observar muy bien las grietas y así reconoceremos los movimientos que ha experimentado la estructura.

Share this post

webadm

Related Articles